Los perros pueden comer pollo

Los perros pueden comer pollo

Manzana

Normalmente, los alimentos que se han cocinado pero se han dejado en la nevera durante la última semana son seguros para alimentar a su perro. Se trata de las clásicas «sobras», pero sólo han pasado unos días de lo que muchos humanos consideran «aceptable». Si no hay ningún moho visible que crezca en la comida, lo más probable es que pueda dársela a su perro.

Aunque es tentador dar carne estropeada a su perro en lugar de tirarla a la basura, no vale la pena el riesgo para su perro. Aunque es posible que se encuentre bien, la intoxicación alimentaria puede ser muy grave en los perros, ya que provoca diarrea, vómitos, dolor abdominal y muchos otros síntomas desagradables.

Los alimentos secos y enlatados para mascotas a base de pollo son un elemento básico en todos los pasillos de comida para mascotas de cualquier lugar, pero una pechuga cocinada en casa huele y sabe a amor para un cachorro de cualquier edad. Aunque no debería comerla todos los días, cocinar carne de pollo para un cachorro es seguro si se hace bien.

Puede ser útil dar a su perro un trozo de comida blanda, como un trozo de pan, que le servirá como forma de amortiguación en su estómago. La comida blanda puede servir para proteger el revestimiento del sistema digestivo de su perro de las rozaduras.

¿pueden los perros comer pollo cocido?

Puede ser.  El pollo es una gran fuente de proteínas para los perros, y es exactamente el tipo de alimento que su perro comería en la naturaleza. Algunos veterinarios desaconsejan el pollo crudo por el riesgo de salmonela u otra contaminación bacteriana. Por ello, el pollo cocido es más seguro. Pero el ácido estomacal de un perro es mucho más ácido que el de un humano, por lo que ofrece una mayor protección contra las bacterias. En otras palabras, corre un riesgo, y si alimenta a su perro con pollo crudo, vigile la fecha de compra y asegúrese de servirlo fresco. Como precaución adicional, es mejor enjuagar el pollo antes de servirlo.

Disponemos de una amplia colección de artículos sobre los alimentos que son saludables o peligrosos para los perros, incluyendo varias carnes, productos lácteos y frutas. Quizá también te interese leer «¿Puede mi perro comer huesos de pollo?»

Share48Tweet0Pin It0Cecily SailerCecily Sailer dirige programas de escritura creativa para la Fundación de Amigos de la Biblioteca Pública de Austin. Obtuvo un máster en escritura creativa en la Universidad de Houston y reseña libros para The Dallas Morning News. Cecily es también la orgullosa madre de dos perros, Henry y Mabel, pero Wony el Pug fue su primer amor canino.

¿pueden los perros comer huesos de pollo?

Teniendo en cuenta que muchos alimentos para perros contienen pollo como ingrediente, es seguro que puede alimentar a su perro con pollo. De hecho, es una buena fuente de proteínas, y el pollo cocido puede incluso sustituirse o añadirse a su comida habitual.

La mayoría de las fuentes desaconsejan el pollo crudo, debido al riesgo de salmonela o infecciones bacterianas, aunque el movimiento a favor de la comida cruda, incluido el pollo crudo y los huesos de pollo crudos, está creciendo. Pero si no está seguro de las dietas de alimentos crudos, cualquier pollo asado, escalfado, a la parrilla o al horno sin condimentar puede servirse solo, mezclado con la comida habitual de su perro o servido como golosina. Incluso puede mezclarlo con un cereal saludable y una verdura como las judías verdes u otros vegetales seguros para los perros, para una cena casera especial.

Si ha determinado que su perro come pollo con gusto y de forma saludable, déjelo disfrutar. Y, para divertirse, pruebe estas recetas caseras de pollo para perros aprobadas por los veterinarios: una deliciosa mini tortilla o una golosina de pollo congelada.

La salud y la felicidad de tu cachorro durante toda su vida empiezan por ti. Consíguelo desde el principio. Este libro electrónico proporciona información valiosa sobre cómo unos buenos y sólidos hábitos de nutrición pondrán a su cachorro en el camino correcto.

Pollo

Le aconsejamos que no sirva pollo crudo a su perro. Al igual que en el caso de los humanos, existe un riesgo de salmonela o de infecciones bacterianas. Asegúrese de que el pollo cocinado no esté condimentado. La sal y otras especias alteran el estómago del perro y pueden provocar pancreatitis. Es mejor dejar el pollo cocido sin condimentar.

Dado que el pollo no tendrá mucho sabor, es una buena idea mezclar el pollo con la comida habitual de su mascota o con una verdura como las judías verdes u otras verduras que sean seguras para los perros. Es importante tener en cuenta que los perros pueden ser alérgicos al pollo. De hecho, es uno de los 10 alimentos que más alergias provocan en los perros. Si nota algún comportamiento irregular en su perro después de comer pollo, acuda al veterinario inmediatamente.

Por último, ¡el pollo puede tener huesos! Aunque se sabe que los huesos y los perros van de la mano, no es así. Los huesos de pollo cocidos se astillan y crean astillas afiladas, lo que puede causar importantes problemas de salud a su cachorro. Las astillas de hueso pueden hacer que su perro se ahogue al quedar alojadas en su garganta, bloqueando su suministro de aire y provocando un viaje de emergencia al veterinario. Los fragmentos de hueso pueden alojarse fácilmente en la garganta de su perro, bloqueando las vías respiratorias y creando una situación de emergencia.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad