Remedios naturales para la conjuntivitis

Remedios naturales para la conjuntivitis

Gotas oculares para la conjuntivitis

La conjuntivitis es una afección desagradable pero común. No suele ser una dolencia grave y a menudo puede tratarse en casa con remedios naturales, técnicas de autocuidado y hierbas medicinales. La asesora en salud ocular, Lucy Hill, explica las diferentes opciones de tratamiento disponibles, entre ellas las convencionales, las de hierbas y las naturales.

La conjuntivitis es una afección común que puede ser infecciosa (bacteriana o vírica), alérgica (como una alergia al polen o a los ácaros del polvo) o irritante (por ejemplo, agua clorada o una pestaña extraviada). En la mayoría de los casos, esta afección no es grave y puede tratarse fácilmente en casa, con una serie de técnicas de autocuidado, remedios naturales y hierbas medicinales.

Si los síntomas son graves, por ejemplo, si le duele o le afecta a la visión, si es un niño pequeño o un bebé el que padece la afección, o si los síntomas no mejoran al cabo de unos días, debe acudir a su médico de cabecera. ¿Qué tratamientos caseros existen para la conjuntivitis?

La mayoría de los casos de conjuntivitis desaparecen por sí solos, pero este proceso puede verse favorecido por el uso de una serie de técnicas de autocuidado en casa. En primer lugar, mientras se padece conjuntivitis es importante mantener los ojos limpios. He aquí nuestros buenos consejos de higiene:

Medicamentos de venta libre para la conjuntivitis

La conjuntivitis es una de las enfermedades oculares más comunes. Está causada por sustancias irritantes y no suele ser contagiosa. Sin embargo, es posible contraer otro tipo de infección de ojo rosado que está causada por un virus o una bacteria que, a su vez, es contagiosa.

Esta parte del ojo se encarga de mantener la humedad necesaria en el órgano. Contiene pequeños vasos sanguíneos que, al estar expuestos a microorganismos y partículas volátiles, sufren irritación. Esta afección puede originarse como reacción a una alergia, un virus, una bacteria o una partícula química.

La conjuntivitis bacteriana es conocida por su espesa secreción amarilla que crea costras sobre las pestañas, especialmente durante el sueño. También es conocida por el enrojecimiento que provoca en la parte blanca del ojo, el picor de ojos y la hinchazón de los párpados. Su aparición suele estar asociada a la infección por microorganismos llamados estafilococos y estreptococos. Se adquiere cuando los ojos tienen contacto con toallas, pañuelos, almohadas, cosméticos contaminados y manos contaminadas.

Compresa fría para la conjuntivitis

Uno de los primeros remedios caseros para la conjuntivitis que debe probar es un colirio salino. Mezcle una taza de agua destilada y media cucharadita de sal en un cazo y hiérvalo durante cinco minutos. Deje que se enfríe. A continuación, utilice un cuentagotas o un vaso ocular para lavar el ojo afectado. Repita la operación varias veces al día, asegurándose de esterilizar el cuentagotas o la copa después de cada uso.

El cilantro es un remedio clásico para la conjuntivitis en la medicina ayurvédica. Mezcle un puñado de cilantro con el agua suficiente para que la licuadora funcione hasta obtener un puré fino. Cuele el líquido y coloque el puré de cilantro sobre los párpados cerrados durante unos minutos, y luego límpielo para obtener alivio.

Mezcla una cucharadita de champú para bebés con un cuarto de taza de agua tibia. Empapa un algodón en la solución y pásalo por los párpados. El champú para bebés limpiará el párpado sin causar irritación, y el agua tibia le sentará muy bien. Asegúrate de utilizar un algodón limpio en cada pasada para evitar la propagación de la infección, y lávate bien las manos después.

Cuánto dura la conjuntivitis

La conjuntivitis es una inflamación de la membrana que recubre el interior de los párpados y la parte externa del ojo. No suele ser grave, pero puede ser muy contagiosa. La conjuntivitis suele dar la sensación de tener algo en el ojo que no se puede sacar.

La mayoría de las veces, la conjuntivitis es el resultado de virus, como los que causan el resfriado común. Otras causas pueden ser las infecciones bacterianas, las alergias, los productos químicos, la irritación de las lentes de contacto o las lesiones oculares. Las conjuntivitis virales y bacterianas son muy contagiosas. Algunos estudios sugieren que la exposición al sol agrava la enfermedad.

Si tiene conjuntivitis en ambos ojos, con picor y una secreción clara, es probable que la causa sean las alergias. La conjuntivitis viral o bacteriana suele comenzar en un ojo y luego se extiende al otro. La inflamación de los ganglios y la secreción acuosa o mucosa suelen indicar un virus. Una secreción espesa y costrosa puede ser signo de una infección bacteriana.

El médico puede diagnosticar la conjuntivitis observando el ojo y preguntando por los síntomas. El médico también puede utilizar una lámpara de hendidura para un examen más detallado, o pasar suavemente una mancha por la superficie del ojo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad